La habanera según De Patienquincha
Con su composición «Como la piedra a su centro», el trío de Pati Díaz Vilches, Marco Palma y Nelson Vera fue uno de los ganadores del reciente Premio a la Música de Raíz Margot Loyola.

Mira un video de «Como la piedra a su centro»
Escucha la canción en Spotify

Ni el confinamiento ni la distancia han hecho mella en 2020 sobre la convicción por crear y tocar que hay en Depatienquincha. En su actual alineación de trío entre Pati Díaz Vilches (voz), Marco Palma (guitarra) y Nelson Vera (contrabajo), este grupo chileno ha continuado su exploración en los géneros de la música popular tradicional, dedicación que se remonta al interés por la cueca que la cantante y el guitarrista han mostrado desde hace más de un decenio en grupos previos como El Parcito y Los Chinganeros, y que se expresa hoy en De Patienquincha desde su inicio como grupo en 2015.

Tonadas, cuecas, corridos, valses, boleros o foxtrot han sido ritmos cultivados desde entonces por el conjunto, que debutó en el disco de larga duración con su álbum Vanidad (2018). Y su más reciente estreno es una habanera. «Como la piedra a su centro» es su título, creada en cuarentena, con letra de Pati Díaz Vilches, música de Pati junto a Marco Palma y arreglos grupales del trío. La canción se hizo merecedora de un puesto entre las ganadoras del Premio a la Música de Raíz Margot Loyola, concurso convocado por quinta vez en 2020 por la Sociedad Chilena de Autores e Intérpretes Musicales (SCD).

«Es un viaje musical que se mueve a través de un sueño, y buscamos pasajes internos y emocionales para contar esta historia», explican en De Patienquincha sobre esta composición que pone a dialogar tradición y actualidad. «Como la piedra a su centro» está escrita en décimas y tiene un inicio acústico de guitarra y contrabajo pulsado, para transcurrir de modo paulatino hacia la cuerda frotada por el arco sobre el mismo contrabajo y para luego entrar de lleno en un espacio de acordes y capas de guitarra eléctrica y efectos que disparan el arreglo en una dirección insospechada, a tono con el rumbo del relato.

Sobre estos sonidos Pati Díaz-Vilches entona una melodía poblada de susurros y vibratos con su particular timbre vocal al servicio de una historia enigmática y escrita en primera persona, como quien narra una aventura o tal vez un sueño, poblado de personajes y situaciones sugerentes. «Salió mi madre gitana / y me advirtió desvaríos / Aun así salté al vacío / antes de escuchar la diana», son algunas de esas líneas, en un relato que pronto queda incluso sonorizado por la risa de la cantante o por efectos de sonidos que dramatizan la narración y subrayan su atractivo. En «Como la piedra a su centro», De Patienquincha da un nuevo paso en la identidad personal que el grupo está construyendo sobre las fuentes populares de la tradición.- David Ponce.